Eve Ensler, Rosi Orozco, sobrevivientes de trata de personas, madres de jóvenes desaparecidas, periodistas, funcionarias públicas y directoras de organizaciones de la sociedad civil, se reunieron en un restaurante de la Ciudad de México para sumar esfuerzos a la lucha contra la violencia hacia la mujer.

 

El jueves 3 de marzo de 2016, Eve Ensler, creadora de la campaña internacional Un billón de pie, se reunió con Rosi Orozco, presidenta de la Comisión Unidos Vs. Trata, así como con sobrevivientes de trata de personas, madres de jóvenes desaparecidas, periodistas, funcionarias públicas y directoras de organizaciones de la sociedad civil. La reunión tuvo lugar en un restaurante de la Ciudad de México y tuvo como propósito sumar esfuerzos para la lucha contra la violencia hacia la mujer.

Estuvieron presentes Andrés Naime, coordinador en México de Un billón de pie; Monica Wilson, directora global de Un billón de pie; Rita Hernández, directora de la Comisión Unidos vs. Trata; Karla de la Cuesta, actriz y fundadora de la Coalición de víctima a superviviente; Leticia Mora, fundadora de Red de Madres buscando a sus hijos; Patricia González, Susana, Viridiana y Zunduri, sobrevivientes de trata de personas; Claudia Hernández, madre de una víctima de trata; Rosy Uribe, madre de una joven desaparecida y Marisol Espinoza, madre de una niña desaparecida.

Asimismo, asistieron Ángela Quiroga Quiroga, titular de Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas; Antonio Rueda, cuarto visitador de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México; César Daniel González Madruga, coordinador de asesores de la SECTURDF; María Isabel Sánchez Holguín, de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del Estado de México y Lizeth Gómez, en representación de Nallely Gutiérrez, secretaria de Vinculación con la Sociedad Civil del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.

También se contó con la presencia de Blanca Estela Pérez Villalobos de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias (AMMJE); Cecilia Blanchet Pezet de Ministerios de amor; Yolanda Chavez; Sylvia Sánchez Alcántara, organizadora de Retos femeninos; Adriana Páramo, presidenta de Sociedad Incorporada; Huitzilin Colibrí, directora de un centro de salud emocional; Ruth Delgadillo, miembro del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México; Rosa Estela Herrera de El Universal y Xóchitl Bárcenas, editora de la sección de sociedad en el diario 24 horas.

Después de la presentación de cada uno de los invitados, Rosi Orozco explicó la situación actual de México respecto a la trata de personas. Señaló que las Naciones Unidas, el ILANUD y el Vaticano han reconocido los avances del país en este tema pues es el país iberoamericano con más sentencias contra este delito. Sin embargo, apuntó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ve en México una crisis de violencia ocasionada en parte por la falta de atención a las víctimas.

Enseguida, Rosi Orozco presentó los tratómetros, cuatro mapas de la República Mexicana que muestran la situación de cada estado en cuanto a la prevención de este delito, persecución del mismo, protección de las víctimas y armonización de la ley. Expresó que en esta cuestión la mayoría de las entidades federativas han avanzado al unirse a Un billón de pie, la cual es una poderosa campaña porque permite a las víctimas recuperar su cuerpo, antes violentado, para bailar.

En cuanto a la persecución y a la protección de las víctimas, los avances son más limitados. Cuatro entidades han dictado la mayor parte de las sentencias: Ciudad de México, Chiapas, Estado de México y Puebla. De forma similar, son pocos los estados que se han preocupado por proteger a las víctimas. “¿Qué pasa con las víctimas que no atendemos? Muchas se convierten en victimarias o se quitan la vida”, advirtió Rosi Orozco.

De forma similar, la activista se mostró preocupada porque en vez de buscar la armonización de la Ley General contra trata de personas, algunos senadores han buscado modificar esta ley en un 79%. Declaró que la ley es perfectible, pero sólo para avanzar, no para retroceder.

Tras esta presentación de avances y retos, Eve Ensler hizo uso de la palabra. “Rosi nunca se ha detenido, ha enfrentado cualquier obstáculo, la han llamado de muchas formas, han amenazado su vida y, de todos modos, ha continuado. Es un ejemplo para todos nosotros”, expresó la dramaturga autora de Los monólogos de la vagina. “Quiero decirle a las madres que han perdido a sus hijas y a las supervivientes, mi corazón está con ustedes”, externó también.

En su discurso, Ensler dijo que se vive en un mundo donde las mujeres no son valoradas por completo, sino que son vistas como mercancías. Asimismo, la activista señaló el carácter global de la trata de personas: “La trata de personas no es la vergüenza de México, es la vergüenza del mundo”. Para ella, la trata de personas es una de las peores manifestaciones del capitalismo en la tierra.

También compartió que el movimiento Un billón de pie crece cada vez más. “En India, 120 ciudades se levantaron; en Alemania, 140; en Italia, 120… estamos viendo una energía revolucionaria masiva en todo el mundo”, informó. “Un billón de mujeres está siendo golpeadas o violadas en el mundo. Ésas somos todas, ese número que cualquiera de nosotras puede ser víctima”, expresó para instar a la acción.

A continuación, Cecilia Blanchet Pezet se comprometió a abrir, con el apoyo de todos los presentes, un refugio para las víctimas de trata que aún no tienen un sitio al que llegar para ser atendidas. Claudia Hernández, madre de una joven que no ha podido ser rescatada ante la falta de refugios especializados en víctimas en situación de calle, agradeció el compromiso de Cecilia Blanchet.

Rosi Orozco explicó que la misma banda delictiva de gente en situación de calle que han agredido a la hija de Claudia, asesinó en días recientes a Axel, un joven rehabilitado. A su vez, Lusiana Soto, quien ayudó a Axel a rehabilitarse, compartió las dificultades que durante doce años ha enfrentado al intentar rescatar a los niños en situación de calle antes de que se conviertan en victimarios.

Posteriormente, Zunduri, la joven que fue esclavizada en una tintorería en Tlalpan por años, narró su historia y agradeció el interés de los presentes por esta causa. Luego, Mario se presentó como un ex tratante que primeramente fue un niño de calle, después se dedicó por ocho años a la trata de personas y, finalmente, por doce años estuvo recluido en una cárcel por este delito. Hoy comparte su testimonio para que la gente abra los ojos y se de cuenta de lo real que es este problema.

Por su parte, Adriana Páramo manifestó que el mayor reto al que se enfrenta México es la desintegración familiar y el resquebrajamiento del tejido social. “Sin embargo, el testimonio de Mario nos ayuda a darnos cuenta de que sí se puede cambiar”, declaró.

Para terminar, Rosi Orozco invitó a unirse el sábado 5 de marzo a Un billón de pie en el Monumento a la Revolución a partir de las 11 horas, donde Manoella Torres y la Sonora Dinamita interpretarán el tema oficial “Rompe las cadenas”. “No queremos más mujeres desapareciendo en este país, no queremos ni una más”, sostuvo.

Por último, Eve Ensler exhortó a todas las mujeres a ser más intensas, a levantar más la voz y a nunca dejarse someter. “Necesitamos buenos hombres porque éste no es sólo nuestro problema (de las mujeres), así que si unimos a todos nuestros hermanos, todo va a cambiar”, aseguró.

Latest Update: May 06, 2016